Menu
22/10/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA:

Francis Fukuyama y la transición de la dictadura a la democracia 23 Sep 2020 22:41 #11447

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Avatar de Gerardo E. Martínez-Solanas Autor del tema
  • Fuera de línea
  • Mensajes: 630
  • Gracias recibidas: 32
Francis Fukuyama volvió a despertar el debate en noviembre de 2011 con sus arriesgadas y controversiales opiniones, pero esta vez no fue acerca de su más famosa propuesta del "fin de la historia" sino sobre la historia evolutiva de la democracia. Se preguntaba en un artículo publicado en Current History, titulado "Is there a proper sequence in Democratic Transitions?" si hay una secuencia apropiada o lógica en las transiciones democráticas. ¡Y la hay! Pero tenemos que comprender que hace falta matizarla y ajustarla a las realidades y circunstancias. Tenía razón Fukuyama en uno de sus principales argumentos en cuanto a que esa pretendida evolución hacia la democracia dependería en todos los casos de dictadores "benevolentes", como podría supuestamente calificarse a Lee Kuan Yew en Singapur, Gorbachev en la Unión Soviética o Pinochet en Chile, dispuestos a la apertura, la negociación y el ensayo democrático, una actitud que en los dos últimos casos facilitó la transición democrática, aunque en el caso de Rusia se haya adulterado a manos de un antiguo esbirro de la seguridad del Estado.

Empero, la cruda realidad es que cualquier oportunidad de proceder a una transición democrática depende de dos alternativas básicas (para simplificar): 1) que un dictador o autócrata "benevolente" esté dispuesto a promover algún tipo de ensayo democrático; y, 2) que se produzca un levantamiento popular capaz de derrocar la dictadura.

Esperar por el dictador "benevolente" es poco práctico y bastante vergonzoso, porque los derechos no los otorga el dictador sino que se los conculca en forma cruel e ilegítima a los ciudadanos. Los derechos no se mendigan porque son innatos e inalienables. Lo cual no quiere decir que no se hagan intentos cívicos para resolver el sistema opresivo por medios pacíficos, sino que la negociación debe partir de principios definidos e irrenunciables. Así pudo producirse una transición a la democracia en el bloque soviético y en Chile, por limitarnos a esos dos ejemplo. No obstante, el camino que condujo a la transición no fue incruento sino que se inspiró en el sacrificio y hasta en el martirio de muchos en ambos países.

La otra alternativa, que consiste en el levantamiento popular, desemboca frecuentemente en un baño de sangre. Cuando este levantamiento no encuentra apoyo del exterior, suele prolongarse y a veces convertirse en una terrible guerra civil en la que los sublevados, abandonados a su suerte por el resto del mundo, como estamos presenciando en Siria y, en estos últimos días en Bielorrusia, llevan la peor parte y suelen perder. Este choque encarnizado de dos sectores irreconciliables de la nación termina con el triunfo del más fuerte. Esta violencia provoca un estallido de odio y venganza que desemboca en una nueva dictadura del vencedor que suele terminar en un ajuste de cuentas sumamente parcializado y ajeno a los parámetros más básicos de la justicia.

Por el contrario, cuando encuentra apoyo del exterior y el mundo democrático brinda su alianza y decidido respaldo a quienes aspiran a sumarse a sus filas, se inicia un camino largo de aprendizaje y de pugnas internas que puede llevar o no a la democracia, pero permite al menos una apertura prometedora a un sistema más liberal y justo.

Sólo la solidaridad firme y decidida de las democracias para enfrentar sin cuartel a las dictaduras podrá edificar un mundo más estable y progresista. Cualquier otra componenda redunda en el trágico sometimiento de muchos pueblos que no pueden por sí sólos emanciparse y prolonga interminablemente las trágicas consecuencias que los sumen en la miseria y la represión.
Moderadores: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaMarta MenorHéctor Caraballo
Gracias a Foro Kunena