Menu
03/10/2022
A+ A A-
Welcome, Guest
Username: Password: Remember me
  • Page:
  • 1

TOPIC:

¿Celebrar la Independencia en México? ¿Cuál? ¡Que no la veo! 19 Sep 2022 16:25 #12299

  • Ricardo Valenzuela
  • Ricardo Valenzuela's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Posts: 62
  • Thank you received: 3
Desgraciadamente los mexicanos siempre buscamos a quien culpar y no aceptar responsabilidad por nada.

Please Log in to join the conversation.

¿Celebrar la Independencia en México? ¿Cuál? ¡Que no la veo! 17 Sep 2022 21:38 #12298

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Gerardo E. Martínez-Solanas's Avatar
  • Offline
  • Posts: 740
  • Thank you received: 55
Es alentador que un mexicano de corazón, que evidentemente ama a su país, tenga el coraje de enfocar la realidad con tanta firmeza. Otros tendrían que dejar de rumiar la pérdida de territorios y la supuesta dictadura hegemónica de Estados Unidos sobre ellos para dedicarse a la reconstrucción y el progreso de su país, que no sólo le toca a los políticos, malos o buenos, sino a todos sus ciudadanos con sus esfuerzos de superación y dedicación al bien común. En realidad, el país del Norte les puede enseñar con el ejemplo de cómo los mexicanos que quedaron en los territorios de California y otros Estados que perdieron en la guerra con Estados Unidos, vivieron y se superaron al integrarse a la sociedad anglosajona a niveles muy superiores de bienestar que sus hermanos del Sur.

Por el contrario, ahora contemplamos una verdadera invasión de inmigrantes que llegan de todas partes por la frontera del Río Grande, exigiendo un "derecho" que no tienen de entrar al país de porque sí, con la única intención de vivir bien de la abundancia y generosidad de las leyes de este país, pero sin amor alguno por la nación que los recibe ni propósito de integrarse a su sistema de vida y su cultura ni, muchos menos, de respetar debidamente sus leyes.

Please Log in to join the conversation.

¿Celebrar la Independencia en México? ¿Cuál? ¡Que no la veo! 17 Sep 2022 17:16 #12297

  • Ricardo Valenzuela
  • Ricardo Valenzuela's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Posts: 62
  • Thank you received: 3
Este 15 de septiembre abandoné mi cama a las 4 AM después una noche de insomnio sin tener alguna explicación lógica. Al prender la computadora, me doy cuenta de que hoy es el día preámbulo en que los mexicanos tradicionalmente celebramos, no sé qué, pues no hay nada que celebrar. Porque si se trata de nuestra supuesta independencia, repito, no hay nada que celebrar.

Porque México nunca ha logrado ser libre y en estos momentos está bajo la dictadura en turno con un psicópata que ha conjuntado en su gobierno al mismo grupo de criminales que lo han estado destruyendo. Y, lo más patético, es-te hombre sigue manteniendo una popularidad que, para entenderla, hay que acudir a los grandes analistas de la conducta humana. Solo así, tal vez se pueda entender este suicidio colectivo y permanente. ¿Esto es lo que debemos celebrar?

La gran enfermedad de nuestra era, para sentir tenemos algo de control en nuestro futuro, es un coctel atómico formada por la mezcla de un celestial conformismo con resignación. Abrazamos con gran convencimiento el sacrificio de sufrir en este valle de lágrimas puesto que la recompensa nos espera en el otro mundo. Y, aunque de alguna forma hemos iniciado cierta rebelión para no aceptar este mandato con vocación, resignación y, sobre todo, con fe en el premio celestial que es el precio del boleto para poder entrar a ese teatro de dicha y felicidad eterna. Al hacerlo nos surge el siguiente obstáculo. Cortesía de las armas silenciosas nos han convencido de que la fuerza de esos opresores es imposible de combatir. Es cuando al coctel original le debemos agregamos la desesperanza.   

Ahora entiendo claramente que las elites hayan establecido una sociedad con la iglesia católica, porque es la gran especialista en vender remedios de hechiceros como aquellos merolicos del pasado y su aceite de serpiente para todos los males. Pero, en este caso, esos males los crea la misma iglesia o el mismo gobierno. Una iglesia ahora liderada por el merolico más grande de su historia de 2,000 años, Mandrake Bergoglio. Un poderoso hechicero que, como los conquistadores europeos de toda América, con sus pociones mantuvieran a los indígenas engañados, ignorantes, sumisos y serviles. Totalmente convencidos de que ese era su destino enviado por dios y de aceptarlo con gran resignación.

Eso sería parte importante en la formación de la cultura, valores, creencias diabólicamente manipuladas para que, con agradecimiento, aceptáramos nuestro eterno sufrimiento. Esa fue la base más importante que le daría vida al ya muy consolidado faquirismo económico, político y social de nuestros países. Pero ¡cuidado! Cuando algún país tratara de convertirse en el hijo pródigo, como lo hiciera EEUU, abandonando las doctrinas establecidas por sus “crea-dores” para iniciar esa bella ruta de libertad, prosperidad que los desahijaba totalmente, en América Latina se le daría un tratamiento especial. Porque los europeos los habían estructurado con sus creencias resultante en la sumisión de sus conquistados con la bendición papal  

El mejor ejemplo de esta diabólica historia sería Argentina. Un país que, al inicio del siglo 20, después de los EU, se perfilaba como el siguiente milagro del continente. Y lo atestiguaba su crecimiento, prosperidad, creación de riqueza. Su nivel de vida era superior al de países europeos al igual que su ingreso per cápita, su saludable moneda. Pero, en The City of London se prendían alarmas y emergía la misma preocupación que ya hubiere causado EU hacía 100 años y no lo podían permitir. ¿Cómo se podría solucionar el problema? Muy fácil, enviando otro destructor como el que tienen ya ubicado en el Vaticano, pero, este no debía ser un hombre de dios. Este sería un gallardo militar, Juan Domingo Perón y, además, llegaba con su propia Hillary, Evita. De inmediato se iniciaba la destrucción del milagro argentino.

Proporción guardada, una serie de situaciones similares se repetirían en toda América Latina. México seria otro ejemplo. En la segunda mitad del siglo 19, después de 70 años de guerra, golpes de estado, criminalidad creciente, llegaba al poder Porfirio Diaz con su mantra Orden, Progreso y Trabajo. El país prosperaba agresivamente y a The City of London le surgía la misma preocupación. Cuando el presidente Diaz en una reunión con Taff, su contraparte de EU, se rehusara a iniciar la socialización del país solicitada por Taff, él mismo autorizaba y apoyaría el inicio de la revolución que destruiría la poca riqueza construida y el 10% de la población moría en el conflicto.

México se envolvía en la guerra durante 20 años y el diabólico embajador de EU, Lane Wilson, sería quien manejara el país durante esos años hasta que lograra establecer la constitución marxista de 1917, el documento diseñado por Trotsky y sus camaradas que en esa época vivieran durante un tiempo en nuestro país. Argentina y México pudieron haber tenido un destino diferente y el continente luciría hoy día igualmente diferente. Pero, eso era una algo que no estaba en los planes de sumisión y conquista de las elites globales. México haría otro intento en la administración de Salinas y, ante su rebeldía, lo destruyeron y lo identificarían como el gran demonio mexicano.

Después de 200 años de fracasos, pregunto ¿Podremos algún día levantar el vuelo como el ave Phoenix? Pregunta que a mí me provoca sentimientos difíciles de conjugar. Las armas silenciosas de las elites han destruido hasta las mejores mentes protegiendo la cultura centenaria de resignación para aceptar ese valle de lágrimas. Todo el continente está ya en manos de las elites globales. No sé cómo responder esa pregunta, pero, lo que si se, es que no tengo motivos ni ganas para celebrar esa farsa de la independencia de México, por-que nunca se ha completado y seguimos navegando en ese vergonzoso mundo de la mediocridad eterna.

Please Log in to join the conversation.

  • Page:
  • 1
Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaHelio J. GonzálezEfraín InfantePedro S. CamposHéctor Caraballo
Powered by Kunena Forum