Menu
29/10/2020
A+ A A-
Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario: Contraseña: Recordarme

TEMA:

¿Tiene futuro el Liberalismo en México? 12 Oct 2020 19:48 #11470

  • Ricardo Valenzuela
  • Avatar de Ricardo Valenzuela Autor del tema
  • Fuera de línea
  • Mensajes: 50
  • Gracias recibidas: 3
Mi reflexión me llevó a recorrer la historia buscando respuesta a una serie de interrogantes que, con la agitación de mi mente producto de este encierro tan largo, surgían como furiosa cascada sin respuesta. Es un hecho que la libertad se ha combatido en todo el mundo desde los orígenes de la historia y, la humanidad, durante gran parte de esta historia ha sido sujeta al abuso y opresión. Si llevamos a cabo una proyección de su comportamiento durante los últimos 5,000 años, veremos que la humanidad en ese periodo tuvo un halo de libertad en solo un 2% de esos 50 siglos.
Hubo fechas clave para la emergencia de esta bendita libertad. Pero, la más importante sería la independencia de EU donde, por primera vez, se enfrentaban dos fuerzas que todavía permanecen en guerra, el republicanismo constitucional contra la monarquía absoluta. Las monarquías estaban en pánico por dos cosas, los franceses llevarían a Luis XVI a la guillotina para formar su república, pero también los tres documentos que sellaban el futuro de los EU: su declaración de independencia, su declaración de los derechos del hombre, y su constitución, con la que hacían una declaratoria histórica: “La única responsabilidad del gobierno sería, protección de vida, libertad y propiedad de sus ciudadanos”. Nacía el primer país libre de la opresión de los gobiernos. Pero, nacía también la lucha permanente entre el poder y la libertad.

Pero ¿tenían razón las monarquías con su preocupación?

Probablemente, puesto que durante el siglo 20 caerían las monarquías de: Grecia, Irlanda, Rumania, Italia, Albania, Bulgaria, Yugoslavia, Islandia, Austria-Hungría, Alemania, Finlandia, Checa-Eslovaquia, Estonia-Letonia, Rusia, Polonia, Portugal. Las guerras mundiales provocados por ellos no lograban los resultados que esperaban.    
La independencia de las colonias españolas no presentaba el mismo cuadro que EU, y era natural puesto que siempre habían estado oprimidas por la autocracia de la corona y el monopolio de la iglesia católica que furiosamente luchaba contra estos movimientos liberatorios. Los libros liberales tan populares en las colonias americanas, en México habían sido prohibidos por la sagrada inquisición. La era post colonial de esas regiones era un caos en donde emergían todo tipo de gobiernos tan autocráticos, ineptos y tan corruptos como los virreinatos, hasta que, en el caso de México, otra revolución muy distinta a la de EU lo entregara al socialismo.

La esperanza de México no moría puesto que, como vecino del país que creara esa república constitucional, tal vez se podría contagiar. Pero, surgía una vigorosa resistencia no solo de los gobiernos emanados de la revolución, también de los gobiernos de EU que ya habían sido penetrados por las fuerzas monárquicas europeas luchando con ferocidad contra su republicanismo y evitar que México repitiera el exitoso esquema de EU. Al inicio del siglo 20, la presidencia de Wilson en EU continuaría el esfuerzo del diabólico Lane Wilson, su embajador durante la revolución, quien había sido autor de la receta para mantener un México sin libertad y, como consecuencia, se hundiera más profundamente en la miseria, la pobreza y la opresión. Es decir, la gran esperanza se había convertido en nuestra condena.  

Porque, esas fuerzas invadidas de pánico que veían el republicanismo como la gran amenaza para sus monarquías, finalmente habían logrado penetrar los intestinos del gobierno de EU, para, como caballo de Troya, destruirlo desde su interior. Y, como México era el vecino y pasaje natural a toda América Latina, también deberían frustrar todo esfuerzo liberatorio y mantenerlo subdesarrollado, ignorante, pobre, para igualmente controlarlo. Con su filtración en EU habían logrado algo muy importante, el partido demócrata, que desde su nacimiento fuera el único partido libertario, ahora era de su propiedad y lo utilizarían como el destructor en jefe. Tendrían un pequeño retroceso con el arribo del gran Calvin Coolidge. Pero recuperarían el ritmo de la socialización con FD Roosevelt.

En México, con el asesinato de Alvaro Obregón y el fracaso de la rebelión escobarista en 1929, se esfumaba la última esperanza de dar vida a lo que el nombre de las fuerzas de Obregón siempre anunciaran: “Ejercito Liberal del Noroeste”. Así, el renegado del Plan de Agua Prieta, Plutarco Elias Calles, permanecería solo al timón de la nave para estructurar el México que hemos conocido. Un país totalmente alejado de la posibilidad de construir una nación libre semejante a los EU libertarios que surgieran después de su independencia. Y esa intención no era nueva, ya había sido plasmada en su constitución de 1857 cuya inspiración había sido la de EU de 1789. Curiosamente, la fecha de nacimiento de la constitución de EU coincidía con la publicación de la magna obra de Adam Smith; “La Riqueza de las naciones”, la biblia de la economía de mercado y de la libertad económica. Luego la complementaria John Locke con sus “Dos tratados de Gobierno”.
  
Es cuando en México naciera un odio enfermizo por el liberalismo, pero de un liberalismo totalmente deformado. Obviamente, la iglesia agraviada por Benito Juarez fue la fuerza más efectiva para condenarlo y, además, la visión de libertad religiosa del nuevo EU dando la bienvenida a todas las religiones que ahora debían de competir, le provocaba el mismo temor que las monarquías y le daba poderoso argumento para su lucha. México navegó por todo el siglo 20 por las aguas borrascosas de la confusión sin encontrar un puerto seguro. El estado se convirtió en la nueva religión con una vergonzosa conveniencia de la iglesia de Roma que, durante el mismo siglo 20, se había convertido en una muy productiva corporación internacional. 
 
En México se ha intentado todo, menos lo que realmente funciona. Y, como me dijera en Guatemala mi buen amigo Rolf Luders, ministro de Hacienda y de Economía en el Chile de Pinochet y miembro de los Chicago Boys de Chile. Cuando le presentaran su plan de rescate a Pinochet, el Gral afirmó: “Hemos intentado todo y nada ha funcionado. Esto es lo único que no hemos tratado y me prueban que en otros países si ha resultado. Entonces, adelante por Chile y los chilenos”. Lo demás es historia, Chile no solo fue rescatado de las garras del marxismo, se convirtió en el único país latinoamericano libre, desarrollado y próspero. Y por más que los nuevos socialistas han tratado de destruir lo construido, no han podido.  

El problema es que en México no tenemos Chicago Boys como los de Chile. Pero tal vez haya un grupo lo suficientemente entrenado, comprometido. Y penetrando ese entarimado de ineptitud del gobierno mexicano, como el EP penetró el de EU, o Ron Paul lo hizo en EU y Trump lo ha estado tratando, en México algún día se pueda implementar lo que nunca se ha intentado; el verdadero liberalismo nacido en Escocia en el siglo 18.
Moderadores: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaHelio J. GonzálezMarta MenorHéctor Caraballo
Gracias a Foro Kunena