Menu
21/10/2021
A+ A A-
Welcome, Guest
Username: Password: Remember me

TOPIC:

¿Estamos al borde de un grave derrumbe del mercado de valores en Estados Unidos? 28 Sep 2021 22:26 #11708

  • Gerardo E. Martínez-Solanas
  • Gerardo E. Martínez-Solanas's Avatar Topic Author
  • Offline
  • Posts: 668
  • Thank you received: 40
Cuando se produce un derrumbe del mercado de valores que anticipa una recesión, una estanflación o una grave represión económica, lo que estamos experimentando es una caída repentina y muy grande en el valor de las acciones de los mercados de valores, provocando una venta apresurada de acciones y otros valores por parte de los inversionistas e instituciones. Cuando se derrumba súbitamente el valor subyacente de las empresas que emiten las acciones, también baja proporcionalmente su precio y la situación resultante es la pérdida de gran parte del dinero que la gente invirtió y, en los casos extremos, como en la Gran Depresión del siglo pasado, la pérdida de todo su capital invertido.

Es falso el trillado argumento de que el mercado de valores es una guarida capitalista de especuladores y millonarios. La realidad indiscutible es que hay un sinnúmero de pequeños inversionistas que han acumulado sus ahorros de toda la vida y los han invertido en acciones y que casi todos los ciudadanos que han trabajado en el país tienen sus fondos de pensiones invertidos en fondos mutualistas y valores que pagan jugosos intereses o dividendos o en programas de inversión conocidos como 401(k) que los exime de impuestos. En general, casi el 50% de las familias en Estados Unidos cuentan con inversiones en los fondos mutualistas (mutual funds); a su vez, estos fondos controlan casi el 30% del total de las acciones circulantes en el país.

El grave problema para quienes dependen de estas inversiones para tener un ingreso adicional o una pensión digna es cuando ocurre un derrumbe del mercado precisamente cuando tienen que vender algunos de esos valores para cubrir gastos imprevistos o cuando sus ingresos por pensiones apenas alcanzan para cubrir los gastos esenciales de su presupuesto mensual.

¿Qué causa una caída del mercado de valores?

Una caída del mercado de valores es causada por dos circunstancias: una caída dramática en los precios de las acciones y el pánico resultante. Así es como funciona: cada una de las acciones representan una pequeña participación en una empresa, y los inversores que las compran obtienen ganancias cuando el valor de sus acciones aumenta o cuando reciben intereses o dividendos aprobados por la directiva de la empresa. El precio de esas acciones depende de la opinión que en ese momento tenga la mayoría de los inversionistas en el valor y las perspectivas de futuro de esa empresa. Entonces, si creen que la empresa en la que invierten se encamina a tiempos difíciles, venden esas acciones en un intento de deshacerse de esos valores antes de que su valor caiga.

La realidad es que el pánico tiene un papel tan importante (o más) en un colapso del mercado de valores que los problemas económicos reales que lo causan. Se produce una reacción obsesiva que impulsa irracionalmente a muchísimos inversionistas a deshacerse de sus acciones a cualquier precio que puedan conseguir y el mercado se hunde en un colapso en toda regla.

La mayoría de nosotros ya hemos experimentado dos importantes caídas del mercado:
 
La Gran Recesión de 2009

El Dow Jones Industrial Average (DJIA) perdió más del 50% de su valor en muy poco tiempo. Pero siete años después el mercado comenzó a recuperarse a un ritmo acelerado y fue más fuerte que nunca durante los siguientes tres años: básicamente se produjo un mercado alcista (un período de gran crecimiento económico) desde 2016 hasta justo antes del colapso del coronavirus.

El colapso del coronavirus en 2020 

En marzo de 2020, la pandemia de COVID-19 desencadenó el colapso global más rápido de la historia financiera. Aun así, el mercado de valores comenzó a recuperarse bastante rápido a fines del mismo año y el año cerró con máximos históricos nuevamente: el 31 de diciembre de 2020 el mercado de valores había recuperado todo el terreno perdido, ¡y algo más!



¿Qué podemos aprender de las recesiones pasadas para ayudar en este momento?


Hay varias señales latentes en la actualidad que suelen ser decisivas para que se produzca un colapso bursátil:

  1. Covid-19: el coronavirus no va a ninguna parte y las nuevas cepas están provocando que aumente el número de casos de infectados y muertos.
  2. Desempleo: aunque se han recuperado millones de puestos de trabajo desde que el país sufrió el duro golpe de 2020, seguimos experimentando enormes cifras de desempleo que señalan una economía frágil.
  3. Inflación: Esos cheques de estímulo repartidos incondicionalmente han sido una limosna que no resuelve el problema y tienen un costo tan enorme que ya está provocando graves consecuencias. Con un gasto gubernamental tan excesivo, hemos visto un aumento de la inflación que ya supera el 5% y apunta a alcanzar entre el 7% y el 9% para la próxima primavera, lo que ha llevado a los inversores a retroceder temerosos en lo que hasta ahora ha sido sólo a una leve caída del mercado de valores.

Empero, si el mercado vuelve a colapsar en 2021/2022, debemos recordar que la otra caída del año pasado está demasiado cerca, lo cual puede provocar una mayor estampida de inversionistas en esta ocasión. En medio del caos, debemos concentrarnos en lo que podamos controlar: 1) nuestra actitud, para que sea racional; 2) nuestra perspectiva de una futura recuperación que impida el pánico; y 3) nuestras decisiones basadas en nuestras necesidades y no en movidas especulativas. Por supuesto, un derrumbe de la bolsa y su consecuente recesión o depresión provoca el miedo de quedarnos desamparados y en la calle. Por tanto, habrá que hacer algunos cambio: tenemos que resistir la tendencia a entrar en pánico y vender ciegamente nuestros activos, a menos que se necesite el dinero para pagar deudas y necesidades esenciales; tenemos que recortar el presupuesto, especialmente en gastos no esenciales y concentrarnos en mantener el presupuesto de alimentos, servicios públicos, vivienda y transporte; y si estamos contribuyendo con una parte de nuestros ingresos para cubrir necesidades futuras y/o para nuestra jubilación, debemos hacer todos los esfuerzos posibles por seguir contribuyendo/invirtiendo al mismo ritmo que antes.

Es indispensable elegir ser pacientes y pensar a largo plazo para enfrentar esas circunstancias. No importa lo que el resto de 2021/2022 nos tenga reservado y, en cambio, recordemos lo que sabemos por experiencia que es cierto. Sencillamente, nos preocupamos por nuestra familia, nuestros sueños y nuestro futuro, y nuestras decisiones de inversión deben hacerse con esas cosas en mente. Sobreviviremos el peor de los derrumbes económicos si mantenemos una actitud positiva para concentrarnos sólo en los factores que podamos controlar.

Estas consideraciones son también válidas para cualquier otro país que enfrente circunstancias similares.
Moderators: Miguel SaludesAbelardo Pérez GarcíaOílda del CastilloRicardo PuertaAntonio LlacaHéctor Caraballo
Powered by Kunena Forum