Menu
29/11/2021
A+ A A-

El oneroso legado económico que afectará a las generaciones futuras en Estados Unidos

Se está disparando la inflación en Estados Unidos con proyecciones que pueden llegar a niveles que desemboquen en una grave estanflación1. ¿Seguiremos las huellas del desastre económico de Jimmy Carter? Esa es la inquietante perspectiva que estamos contemplando debido al abrumador derroche de trillones de dólares que se van sumando a una enorme deuda que le iremos dejando a nuestros hijos, nietos y bisnietos, y que ya nos está afectando con la devaluación del poder adquisitivo del dólar y la resultante inflación.

El 11 de febrero de 2020 publiqué un informe sobre la enorme y creciente deuda nacional de Estados Unidos, cuando parecía que el Presidente Trump estaba frenando su crecimiento, pero no con la suficiente e indispensable rapidez. Subrayaba entonces cómo había crecido aceleradamente durante los gobiernos de Bush y Obama, y no se había frenado durante el gobierno de Trump al ritmo decreciente que él había prometido en su campaña electoral. De hecho, la deuda alcanzaba un monto de 6,06 trillones2 de dólares cuando Bush tomó posesión, aumentó a 10,63 trillones cuando tomó posesión Obama y se aceleró hasta 19,95 trillones cuando tomó posesión Trump. Al comienzo de la pandemia, aunque el crecimiento se había frenado bastante, no obstante alcanzaba ya la cifra de 23,27 trillones.

El estallido de la pandemia y su propagación provocó una enorme baja en la producción y en el nivel de servicios del país, desembocando en un considerable desempleo y una notable aceleración del monto de la deuda. Por tanto, el 7 de agosto de 2020 volví a dar la voz de alarma en un ensayo publicado en inglés (que pueden leer pulsando en este enlace). En consecuencia, en esa fecha la deuda se había elevado en pocos meses a la abrumadora cifra de alrededor de 26,50 trillones de dólares.

Por otra parte, el "Money Supply", es decir el dinero disponible y circulante3, aumentó de unos 4,6 trillones en 2000 a unos 19,5 trillones hoy día. En otras palabras, se está emitiendo dinero (y/o papel moneda) a manos llenas sin que haya un respaldo de valor que lo justifique. En consecuencia, se desploma su poder adquisitivo y lo que podíamos comprar en 1987 con un dólar requiere ahora un promedio de $2.28. En otras palabras, el empleado u obrero que recibía un salario de $1000 semanales en aquella fecha, tendría que recibir hoy día $2280 semanales para mantener el mismo nivel de vida.

El problema es que a la nueva Administración parece no importarle la gravedad de la situación sino que no ha tenido reparos en impulsar un nivel de gastos descontrolado que el país no puede sostener. Por lo tanto, la deuda ha aumentado en casi 2 trillones de dólares en apenas 4 meses, lo que representaría un aumento anual de 6 trillones ¡hasta superar los 34 trillones al finalizar el primer año del gobierno de Biden!

Esta gravísima situación se complica debido al aumento del déficit en la balanza comercial, sobre todo con China, y por el hecho que de exportadores de petróleo en los últimos años, Estados Unidos haya vuelto a ser un importador neto de ese producto.

Para colmo, un gran sector de la fuerza laboral está quedándose en casa recibiendo dádivas del gobierno antes que regresar al trabajo, otro síntoma de la desastrosa política económica que está amenazando con llevar al país a la bancarrota.

Es imposible predecir el momento preciso en que se producirá el irremediable derrumbe de la economía del país si continúa con esta política derrochadora, porque los móviles del cataclismo dependen también de factores psicológicos según sea el nivel de confianza que el pueblo siga teniendo en su gobierno y en el valor de su moneda. Lo que sí podemos predecir con plena seguridad es que las generaciones futuras condenarán con indignación este oneroso legado que les dejaremos como herencia.
__________________

1 Es un fenómeno económico que se identificó y estudió en detalle por primera vez durante el gobierno de Jimmy Carter en Estados Unidos y consiste en una situación de estancamiento económico que se produce cuando ocurren simultaneamente altos niveles de inflación con tasas muy elevadas de desempleo. No obstante, el término proviene de la palabra "stagflation" en inglés, inventada por el Ministro de Finanzas británico Ian Mc Leod en 1965 mediante la combinación de las palabras "stagnation" (atasco) e "inflation" (inflación) para describir lo que ocurría en su país en esos momentos. Los economistas modernos usan este calificativo cuando el PBI se ha reducido durante 2 trimestres consecutivos y la inflación supera el 5%. Entre las diversas causas de la estanflación, podemos destacar cuando en una economía mixta se mezclan medidas institucionales tales como los subsidios de desempleo, los salarios mínimos o las ayudas sociales, las cuales pueden ejercer un efecto negativo sobre el crecimiento económico. Otro factor determinante puede ser la alteración de la cadena de suministros. Por ejemplo, el aumento del precio del petróleo que conlleva a un aumento en el transporte que luego se ve reflejado en los precios.

2 Es importante aclarar que el uso que aquí damos a la palabra "trillones" es tomado del inglés, la cual equivale a lo que en español se denomina "billones"; en otras palabras, cifras de más de 12 dígitos.

3 En Economía se identifica como M2 y consiste en el efectivo en manos del público, el dinero depositado en cuentas de ahorro y cuentas corrientes, y el papel moneda disponible en el banco central, en los bancos comerciales y en el manejo diario de las empresas. Se utiliza como un indicador idoneo para pronosticar posibles aumentos o disminuciones de los niveles de inflación.