Menu
18/01/2022
A+ A A-

ANTONIO MACEO Y GRAJALES “EL TITÁN DE BRONCE” (Segunda parte)

                ANTONIO MACEO Y GRAJALES “EL TITÁN DE BRONCE” (Segunda parte)

                                    LA MUERTE DE ANTONIO MACEO Y GRAJALES

 

El 2 de diciembre de 1896, Antonio Maceo recibió la orden formal de su jefe Máximo Gómez de cruzar la Trocha Mariel - Majana para reunirse con él en la provincia de La Habana. Fue necesario efectuar ese cruce por mar, en virtud que no se había encontrado una vía de paso terrestre segura por la trocha.

Al día siguiente, Maceo y su pequeña escolta lograron cruzar la Bahía del Mariel llegando a territorio habanero el día 4 de diciembre en la madrugada, pero sin encontrar a los hombres que debían esperarlos. Después de mucho caminar, Maceo y sus acompañantes se unieron por fin con los mambises al mando del Coronel Baldomero Acosta que los esperaban desde el día 27 de noviembre, siendo informado que, en cumplimiento de sus instrucciones previas, las fuerzas cubanas estaban concentradas en la localidad de San Pedro - 450 hombres - listos para lanzar un ataque contra el municipio habanero de Marianao.

Antonio Maceo, entusiasmado ante la posibilidad de atacar la Capital antes de proseguir a su encuentro con MáximoAntonio Maceo Gómez, partió en compañía de 50 o 60 hombres que lo escoltaban hacia el campamento rebelde, imprudentemente dejando claras huellas de su presencia en la zona lo que resultaría fatal apenas 24 horas después. Al llegar al campamento rebelde en San Pedro, Punta Brava, en la mañana del 7 de diciembre de 1896, Maceo fue recibido con júbilo por la tropa cubana. A Las 11 de la mañana de ese día se produjo una incursión sorpresa de fuerzas antiguerrilleras españolas al mando del Comandante Francisco Cirujeda, las que habían detectado la presencia rebelde en el área por los rastros dejados durante el traslado del General Maceo al campamento mambí. Después de recuperarse de la sorpresa inicial, los cubanos lograron reagruparse y contraatacaron, desalojando a los españoles del campamento.Los peninsulares perseguidos por la caballería cubana se refugiaron tras un muro de piedra, resistiendo la carga.

Antonio Maceo, quien para entonces se había trasladado al lugar del enfrentamiento después de ensillar su caballo - el General solo se sentía seguro sobre su monta si él personalmente ensillaba al animal - dirigió el contraataque bajo fuego enemigo y ordenó flanquear a los españoles para desalojarlos de su posición defensiva y cargar a machete contra ellos en terreno abierto. Al fracasar esta acción de contraataque, se ordenó una nueva carga contra los españoles y entonces Maceo fue alcanzado por un proyectil que le ingresó por la cara cerca del mentón y le cercenó la carótida, falleciendo a los pocos minutos. Los oficiales que lo rodeaban trataron de montarlo en su caballo, pero ante una descarga de fuego enemigo muchos cayeron y otros se retiraron dejando el cuerpo del General entre los matorrales.

Afortunadamente, los españoles, que presumían a Maceo aún en tierras pinareñas, no se hicieron con el cadáver. Al enterarse de lo sucedido, el ayudante de Maceo, Francisco “Panchito” Gómez Toro, salió en busca del cadáver de su General, al que protegió con su cuerpo hasta que también fue alcanzado por varios disparos, siendo rematado por un soldado español con un sablazo en la cabeza. Al conocerse la noticia de la muerte de Antonio Maceo, se inició una frenética búsqueda del cadáver para evitar a toda costa que cayera en manos de los españoles, como previamente había sucedido con José Martí. Una escuadra de 19 cubanos comandados por el Coronel Juan Delgado, aprovechando la oscuridad que comenzaba a caer sobre el campo de batalla y la retirada de las fuerza españolas que se manifestaba por los toques de corneta, se lanzaron en búsqueda de los cuerpos de Maceo y de su ayudante, dividiéndose en tres grupos. Al poco tiempo de iniciada la búsqueda, el oficial Miguel Hernández, quien dirigía uno de los grupos, gritó “Aquí están”, a lo que el Coronel Delgado preguntó “¿Quiénes son?”, recibiendo la fatídica respuesta de

“…el General Maceo y Panchito. Están muertos”.

El grupo de búsqueda se hizo con los cuerpos y marchó fuera de la zona, marcando distancia lo más rápido posible de las fuerzas españolas. Al día siguiente el General Maceo y su ayudante Francisco Gómez Toro fueron enterrado en la hacienda “Cacahual”, propiedad del campesino Pedro Pérez, a quien su sobrino el Coronel Juan Delgado, le encargó enterrar los cuerpos y mantenerlo en absoluto secreto.

El 9 de septiembre de 1899, al año de terminada la guerra, el Generalísimo Máximo Gómez visitó el sitio donde el campesino Pedro Pérez y sus hijos habían enterrado los restos de Antonio Maceo y de su hijo Panchito. Una semana despues, el 17 de septiembre, los restos de ambos fueron exhumados, su identidad verificada por los médicos antropólogos doctores La Torre, Montañé y Montalvo y nuevamente enterrados en la misma finca “Cacahual”, donde hoy se levanta un Mausoleo en su honor que contiene una lápida con la arenga del Coronel Juan Delgado a los 19 mambises que salieron en búsqueda de los cuerpos de Antonio Maceo y su ayudante, donde puede leerse:

“El que sea cubano y tenga valor, que me siga.”

Durante el año 1897, la guerra en Cuba continuaría principalmente en la provincia de Oriente donde el General Calixto García se mantenía indómito. El 15 de febrero de 1898 el acorazado de la Armada norteamericana el USS Maine sería destruido en la Bahía de La Habana por una supuesta mina española, lo que llevó a la entrada de Estaos Unidos en la Guerra. Despues de la destrucción de la flota española al mando del Almirante Pascual Cervera en la Batalla Naval de Santiago y la toma de la ciudad de Santiago de Cuba por fuerzas norteamericanas, se produciría la rendición formal de las fuerzas españolas en agosto de 1898, concluyendo así 30 años de guerra por la libertad de Cuba. Antonio Maceo y Grajales fue sin dudas el faro de referencia en la lucha por la libertad de Cuba. En el largo transcurrir de su batallar incansable por la libertad, participaría en cerca de 600 combates y su humanidad soportaría 27 cicatrices por heridas de guerra. Fue uno de los principales líderes de la causa independentista cubana y hombre de pensamiento claro. No en vano José Martí dijo sobre Antonio Maceo que

“…había que ponerle asunto a lo que decía, porque tenía tanta fuerza en la mente como en su brazo”.

DESCENDENCIA DE ANTONIO MACEO

Un tema controversial que aún hoy se discute, se refiere a la descendencia de Antonio Maceo. Se ha escrito que la pareja Maceo - Cabrales tuvo dos hijos de nombres María de La Caridad y José Antonio, pero no existe documentación (fe de bautizo) que pruebe su verdadera existencia. Al contrario, ciertos indicios sugieren que no hubo tal descendencia. En la página web EcuRed (ecured.cu/Ecu), enciclopedia on line del Estado cubano, se cita como evidencia de la inexistencia de descendencia en el matrimonio Maceo - Cabrales, el testamento de María Magdalena Cabrales de Maceo, donde se lee que :

“…estuve casada con el Lugarteniente General Antonio Maceo, (…) de cuyo matrimonio no tuve hijos…”

Otros historiadores como es el caso del cubano José Luciano Franco, refieren que en efecto los Maceo - Cabrales sí tuvieron descendencia, de hecho fueron dos los hijos del matrimonio; María de la Caridad, nacida en noviembre de 1866 en el hogar familiar en la finca “La Esperanza”, en San Luis, y Jose Antonio, quien nació en junio de 1869 en la manigua cubana mientras su madre María fungía de enfermera en los campamentos rebelde durante la Guerra de los Diez Años.

Según el citado historiador José Luciano Franco, ambos niños morirían en su temprana infancia víctimas de las duras condiciones existentes en el campo cubano durante la guerra.(6) Esta triste realidad debió afectar en demasía a María Magdalena quien sin duda habría tenido como propósito perpetuar el apellido de su esposo con hijos que llevaran su sangre.

No obstante la aparente certitud sobre la inexistencia de descendencia legitima del Titán de Bronce, existe evidencia documental proveniente de fuentes por demás confiables, como son los casos Tomas Estrada Palma, primer Presidente de la República de Cuba; del médico personal de Antonio Maceo, el Dr. Eusebio Hernández y del reconocido periodista Manuel Márquez Sterling, que apuntan a la existencia de un hijo natural de Maceo, producto de un romance con una joven mestiza jamaiquina residente en Kingston de nombre Amelia Marryat.

De ese romance habría nacido un niño en mayo de 1881 que llevó por nombre Antonio Maceo Marryat - llamado por su padre “Toñito”- quien fue reconocido legalmente, mantenido y educado por el General Maceo, permaneciendo bajo la custodia de su madre Amelia Marryat en Kingston, Jamaica, hasta 1891. A finales de 1891, cuando Antonio contaba con apenas 10 años, su madre Amelia desapareció sin dejar rastro, quedando el niño desamparado. Al enterarse de esa situación, el General Maceo, quien para entonces residía junto a su esposa María Cabrales en Costa Rica, emprendió las diligencias necesarias para que el niño le fuera enviado. Una vez a salvo y bajo el control de su padre en Costa Rica, “Toñito” fue internado en un colegio en la ciudad costarricense de Cartago.

Cuando Maceo recibió a comienzos de 1895 la información que la lucha estaba por comenzar y decide unirse al combate por la independencia definitiva de Cuba, le escribe a la escuela en Cartago a su hijo para despedirse, diciéndole:

“Pide, pues, permiso al Director, para abrazarte y para que lleves la paga de las mensualidades pendientes de arreglo. Tu padre que desea verte…”

José MartíEse encuentro entre padre e hijo, sería el último en la vida de ambos. En un interesante ensayo titulado “Antonio Maceo Marryat: El Hijo del Titán de Bronce” publicado en la página web CiberCuba (https://cibercuba.com) en julio del 2021, su autor, el cubano residenciado en España Carlos Ferrera Torres, alaba el comportamiento responsable de Maceo hacia su hijo Toñito, comparándolo con

“…la no siempre paternal atención del Apóstol (José Martí) hacia su hijo Ismaelillo”.

Para abril de 1895 la guerra en Cuba había arreciado y el General Maceo decidió, por razones de seguridad, que su hijo Toñito volviese a Kingston bajo la custodia y guarda de su hermano Marcos. Tras la muerte de Maceo en diciembre de 1896 y hasta el fin de la guerra, la delegación del Partido Revolucionario Cubano en Jamaica se hizo cargo de los gastos de educación de Antonio Maceo Marryat. Al terminar la guerra en Cuba, la situación de la familia Maceo Grajales se tornó muy difícil como la de todos los expatriados que volvían a una Cuba destrozada por la larga lucha independentista. Esta situación afectó al hijo del General Maceo pues no existían los medios económicos necesarios para mantenerlo en Jamaica.

En septiembre del año 1899, con el visto bueno del gobierno de ocupación norteamericano y el apoyo decidido de Tomas Estrada Palma - quien se convertiría en su tutor legal - Antonio fue enviado a estudiar a Estados Unidos, asistiendo a una escuela secundaria en Íthaca, Nueva York, para despues cursar estudios de ingeniería en la Universidad de Cornell, donde se graduó de ingeniero.

Durante sus estudios conoció a una joven norteamericana de nombre Alice Ysabel Mackle, casándose con ella al poco tiempo. En 1904, a instancias del Presidente Constitucional de Cuba Tomas Estrada Palma el matrimonio Maceo - Mackle se establece en Cuba, donde nacería en La Habana en 1906 el nieto de Maceo, Antonio Maceo Mackle. El hijo de Antonio Maceo y Grajales, Antonio Maceo Marryat, llevó una vida sencilla de muy bajo perfil social y político en Cuba y fallecería en Cuba el 3 de diciembre 1952. Sus restos reposan en el habanero Cementerio de Colon. Antonio Maceo Mackle, el tercer Antonio Maceo y nieto del Titan de Bronce, se graduaría de médico cirujano y ejercería su profesión en Cuba y, a partir de julio 1960, en Miami, donde se exilió huyendo de la dictadura fidelista.

El Dr. Maceo Mackle formaría parte del Consejo Revolucionario Cubano, brazo político de la Brigadas de Asalto 2506 que desembarcó en Playa Girón y Playa Larga el 17 de abril de 1961. El único vástago del Dr. Maceo Mackle y bisnieto del Titán de Bronce, Antonio Maceo Masqué, continuaría con la tradición libertaria de su estirpe participando como médico de la Brigada 2506 (No. de Serie 3931) en el desembarcó de Playa Girón. El Dr. Antonio Macro Mackle murió en la ciudad de Miami el 29 de mayo de 1995 a los 89 años.

EL LEGADO LIBERTARIO DE ANTONIO MACEO

El ejemplo de valentía y sacrificio legado por el General Antonio Maceo y Grajales fue seguido por aquellos cubamos quienes a través de los años, lucharon y se sacrificaron confrontando los oprobios que atentaron contra la República de Cuba desde su misma fundación el 20 de mayo de 1902. Un ejemplo de este proceder heroico se personificó en Ernéido Andrés Oliva. Ernéido Oliva fue un soldado profesional egresado en 1954 como Subteniente de la Academia de Cadetes de Managua y con honores de la Escuela de Artillería del Ejército de Cuba. De 1958 a 1959, el Subteniente Oliva estudió en la Escuela del Caribe del Ejército de Estados Unidos, ubicada en el Fuerte Amador, en la entonces Zona del Canal de Panamá. En agosto de 1960, Oliva partió hacia Estados Unidos, dejando en Cuba a su esposa Graciela y a su hija María (“Pupita”)de un mes de nacida.

No más llegar a Miami, Ernéido Oliva se incorporó en Guatemala a los campamentos de entrenamientos de cubanos que formarían la Brigada de Asalto 2506,(8) la unidad militar expedicionaria que el 17 de abril de 1961 desembarcaría en Playa Girón y Playa Larga en la Bahía de Cochinos (9) con el propósito de liberar a Cuba del despotismo castrista que sometía la Patria de José Martí y Antonio Maceo. Oliva, dada su preparación militar fue designado segundo comandante de la Brigada, conformando la cadena de mando de la Brigada con otro soldado profesional, José Pérez San Román. Ernéido Oliva desembarcó en Playa Larga junto a los batallones bajo su mando. El 18 de abril se produciría el mayor enfrentamiento de la invasión en un cruce de caminos a kilometro y medio al norte de Playa Larga y que se conocería como la “Batalla de La Rotonda”.

En ese enfrentamiento contra 2100 milicianos y efectivos del Ejército Rebelde, Oliva dio muestras de arrojo, valentía y liderazgo que ameritó que sus hombres lo llamaran “Maceo”. Ese día las fuerzas fidelistas sufrirían más de 1.000 bajas entre muertos y heridos, así como la pérdida de 10 blindados soviéticos IS-2. Para el 19 de abril la Brigada, que se había replegado hacia Playa Girón (incluyendo las unidades de Oliva que arribaron desde Playa Larga y los paracaidistas que fueron lanzados al norte de Playa Girón), carecía de municiones y pertrechos y el apoyo aéreo prometido por los norteamericanos nunca llegaría. Ante esta situación, el comandante de la Brigada José Pérez San Román destruyó sus equipos de comunicaciones y ordenó a sus hombres dispersarse para evitar caer prisioneros. Para la tarde del 19 de abril todo había terminado.

De los 1228 hombres que desembarcaron en Cuba, 115 morirían en combate, 1.113 serían capturados, de los cuales 5 fueron fusilados acusados de crímenes cometidos durante la dictadura de Fulgencio Batista y 2 murieron en prisión por enfermedad. Además, la Fuerza Aérea de la Brigada - FAB - perdió 16 aviadores, 12 de ellos cubanos y 4 norteamericanos. El régimen castrista nunca suministró información sobre las bajas sufridas entre sus fuerzas, pero se calcula que de los 62.000 efectivos que enfrentaron a la Brigada 2506, cerca de 5.000 resultaron heridos o muertos.

Tras pasar 20 meses en las cárceles castristas, los brigadistas fueron liberados a finales de 1962 tras el pago a Cuba de un millonario rescate. El 29 de diciembre de 1962, los integrantes de la Brigada de Asalto 2506, junto a sus familiares, se concentraron en el estadio Orange Bowl de Miami, donde Erneido Oliva le haría entrega de la Bandera de la Brigada al Presidente John F Kennedy, quien al recibir la enseña dijo ante los miles de cubanos presentes que gritaban ¡Guerra! ¡Guerra! ¡Guerra!: “Yo les garantizo que esta bandera le será devuelta a esta Brigada, en una Habana Libre”. Demás está decir que ese compromiso no sería cumplido por el Presidente Kennedy, ni por ningún otro ocupante de la Casa Blanca en los siguientes 60 años. Ernéido Oliva se incorporaría a las fuerzas armada de Estados Unidos, al igual que lo hicieron otros 214 brigadista, prestando servicio en el Ejercito con el rango de Subteniente, Oliva sirvió en Vietnam y en 1966 formó parte de la fuerza de paz enviada a la República Dominicana por el Presidente Lyndon Johnson para evitar “…otra Cuba en el Caribe”.

En 1971 Ernéido Oliva fue transferido a la Guardia Nacional en el Distrito de Columbia, siendo nombrado su subcomandante en 1987 y ascendiendo al rango de Mayor General. en 1992. El Mayor General Ernéido Andrés Oliva, el único cubano en detentar el rango de General en las fuerzas militares de los Estados Unidos, falleció el 30 de enero de 2020 a los 87 años de edad y sus restos hoy reposan en el Cementerio Nacional de Arlington. El liderazgo y la valentía demostrada por el Mayor General Ernéido Oliva durante la desigual batalla de La Rotonda en Playa Larga el 18 de abril de 1961, quedó resumida en la siguiente estrofa del poema escrito por Manuel Artime Buesa (10) durante su estadía en prisión en Cuba y que le fue dedicado por su autor a María Oliva - “Pupita”- la pequeña hija del General Oliva:

“Y uno de aquellos hombres les dio derrota amarga En un lugar que nunca la historia olvidará. Temblaron los cobardes al grito de ¡a la carga! ¿El nombre de aquel sitio, Pupita? ¡Playa Larga! Y el nombre de aquel héroe, pequeña: Tu papá.

Caracas, 24 de diciembre de 2021.

Notas.-

1.- Existe discusión sobre el origen de Marco Maceo, padre de Antonio Maceo. Algunos autores, sobre todo los vinculados con el actual régimen cubano y quienes asimilan la figura del “Titan de Bronce” con el guerrillero argentino Ernesto Che Guevara, ubican su lugar de nacimiento en Santiago de Cuba. Otros dan como su lugar de origen la ciudad venezolana de Coro. La pagina web de la Real Academia Española de la Historia (dbe.rah.es) refiere lo siguiente sobre el progenitor de Antonio Maceo: “El padre de Maceo, Marcos Maceo, procedente de Venezuela, había luchado con el ejército español durante la Guerra de Independencia de su país natal y se había establecido junto a su familia en la región de Santiago de Cuba”. Independiente de su lugar de nacimiento y su nacionalidad de origen, Marcos Maceo dio su vida por la libertad de Cuba el 14 de mayo de 1869 mientras luchaba bajo las órdenes de su hijo Antonio.

2.- La caballería es una unidad de medición de área utilizada en España y en el Nuevo Mundo a partir del Siglo XVI. En los distintos países hispanos su extensión en metros cuadrados varía. Por ejemplo, en Cuba 1 caballería contenía 134.202 Mts2 o 13,42 hectáreas, mientras que en España, 1 caballería contenía 386,300 Mts2 o 38.63 hectáreas.

3.- Siguiendo el ejemplo de Canadá que recibió su autonomía de la Gran Bretaña en 1868, el 25 de noviembre de 1897, Madrid concedió a Cuba y a Puerto Rico, bajo las denominadas “Cartas Autonómica”, las primeras en ser concedidas por España a sus colonias, una amplia autonomía que preveía la constitución de un autogobierno que se instalaría el 10 de enero de 1898 y la formación de un parlamento insular bicameral con el mayor número de sus miembros electos y no designados, que serían escogidos en abril de 1898. Lamentablemente, el intento del nuevo presidente del gobierno español, el político liberal Práxedes Mateo Sagasta quien había sustituido al conservador Antonio Cánovas y del Castillo asesinado el 6 de agosto de 1897, resultaría en vano.

4.- Juan Clark, “Cuba Mito y Realidad” (Saeta Ediciones Miami - Caracas, 1992), pág. 8.

5.- Finalizando el mes de enero 1895. José Martí firmaría la orden de alzamiento, trasladándose nuevamente a Montecristi en la Republica Dominicana para reunirse con Máximo Gómez y planear el comienzo de la que Martí llamó la “guerra necesaria”, que comenzaría formalmente el 24 de febrero de 1895, con el alzamiento simultaneo en 35 localidades de la provincia de Oriente. En la tradición patriótica cubana se identifica el estallido de la Guerra de Independencia con el “Grito de Baire” (¡Independencia o Muerte!), acontecido en la pequeña localidad oriental del mismo nombre y ubicada a 70 kilómetros de Santiago de Cuba.

6.- José Luciano Franco. “Antonio Maceo. Apuntes para la Historia de su Vida”, Sociedad Cubana de Estudios Históricos e Internacionales, Municipio de La Habana, 1951, T1, p.244

7.- Manuel Márquez Sterling, “El Hijo de Antonio Maceo”, El Figaro, La Habana, 13 de abril de 1902.

8.- La identificación “Brigada de Asalto 2506” honra al primer brigadista muerto mientras entrena en Guatemala el 8 de septiembre de 1960, cuyo nombre era Carlos Rafael Santana (Carlyle), con número de identificación 2506. Los números de serie de la Brigada comenzaban con el 2500, con el propósito de despistar a los espías de Castro sobre el número real de efectivos que integraban la fuerza expedicionaria.

9.- La Brigada de Asalto 2606 desembarcó cerca de 1.230 hombres en dos playas ubicadas al norte de la Bahía de Cochinos, en la costa sur de Cuba: Playa Larga (Red Beach) y Playa Girón (Blue Beach). 10.- Manuel Artime Buesa, jefe político de la Brigada 2506, era considerado por la CIA como su “Golden Boy” para encabezar en Cuba a “un fidelismo sin Fidel “