Menu
08/08/2020
A+ A A-

La reforma económica de Raúl Castro revitalizada

La estrategia para reactivar la economía requerirá amplios análisis, según se publique su legislación y, sobre todo, se vean sus resultados en la práctica

No hacer lo mismo, porque no está dando resultado, fue el preámbulo del paquete de medidas económicas para impulsar la economía y levantar las trabas actuales a las fuerzas productivas que anunció Miguel Díaz-Canel este  16 de julio.

La prioridad a la agricultura reverdece, impelida por la grave crisis alimentaria en aumento, pasados decenios de cuando Raúl Castro sentenció que los frijoles eran más importantes que los cañones.

Importantes transformaciones anunció el presidente más allá del levantamiento de medidas largamente requeridas, como el fin de las restricciones en la agricultura, el fortalecimiento de las cooperativas no agropecuarias, el impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas, la eliminación de la penalización del 10% al cambio del dólar, incentivos a la Inversión Extranjera Directa y la unificación monetaria y cambiaria. También la apertura de tiendas de venta en moneda libremente convertible (MLC) ocupó amplio espacio.

Raúl Castro retornó con el programa de cambios comenzado en 2008, ralentizado o revertido porlos inmovilistas revolucionarios y burocráticos. Esa muralla impuesta por el pensamiento obsoleto que frenaba el avance, según el General, se derriba por las demostraciones prácticas de sus fracasos y la urgente necesidad de sobreponerse a la crisis económica, política, y social, sacada a la luz por el ostracismo y las erogaciones financieras ocasionadas por la pandemia de la COVID-19.

El primer secretario del PCC parece tomar prisa para imponer y ampliar su entonces limitada reforma durante los meses restantes, para su entrega del cargo a Miguel Díaz-Canel en el Congreso del próximo año 2021.

Las acciones enemigas foráneas y de la contrarrevolución continúan como justificaciones de las autoridades a sus descalabros y represión, acompañada de una fuerte campaña en los medios nacionales y extranjeros.

Desde el anuncio de la aprobación de la estrategia para activar la economía, en la reunión del Buró Político del Partido Comunista (PCC) el pasado 8 de julio, se esperaba su ejecución. La alocución del presidente en la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros de este 16 de julio fue aireada con el método caneliano de utilizar la Mesa Redonda de la televisión nacional, así como la presentación del vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, y las exposiciones del vicepresidente y ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil; el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extrajera, Rodrigo Malmierca; la directora de Tiendas Caribe, Ana María Ortega; y el presidente de la corporación CIMEX, Héctor Ortega.

Orientado a fortalecer, no solo para resistir, sino para salir adelante, dijo Díaz-Canel que se iniciaun período de implementación y control con reuniones del Buro Político del PCC; y en la Asamblea Nacional del próximo mes de octubre se presentará esta estrategia y se discutirán sus primeros resultados.

El vicepresidente Gil recalcó la repercusión financiera de la caída del turismo durante cuatro meses, los gastos necesarios para atender la pandemia, las sanciones del gobierno norteamericano y la situación económica y comercial internacional.

El también ministro de Economía y Planificación desgranó lo que llamó las principales estrategias: mantener la planificación centralizada; defender la producción nacional; desterrar la mentalidad importadora; encontrar soluciones a la industria; desregular los mercados; complementariedad de los actores económicos y flexibilizar sin tantos detalles como ahora; preponderar el papel dinamizador de la demanda interna, en función del crecimiento productivo; mayor autonomía de gestión a las empresas estatales, con el fin de lograr mayor eficiencia cuando los administradores asuman mayor responsabilidad; implementar aspectos claves en las formas de gestión y propiedad; intensificar la competitividad y el ahorro, incrementar la efectividad en el contexto de las actuales restricciones; lograr motivación por el trabajo con sistema de incentivos, y poner énfasis en la política ambiental.

En cuanto a las tiendas de venta en moneda libremente convertible (MLC), los directivos de las empresas comercializadoras enfatizaron que no se perjudicarán las ofertas en las 4800 entidades de venta en CUC y CUP, sino que se abrirán 72 tiendas con productos alimenticios y de aseo de gamas media y alta en todo el país, los que contribuirán a recaudar dinero para reaprovisionar las otras tiendas y para otros fines necesarios.

La estrategia para reactivar la economía requerirá amplios análisis, según se publique su legislación y, sobre todo, se vean sus resultados en la práctica. Amplia información en los medios y comparecencias en la Mesa Redonda se anunciaron.

Miriam Leiva

Periodista independiente

Publicado en Cubanet